Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

DISCIPLINA DE LA DISTRACCIÓN

Disciplina de la Distracción (2014-2015)

Disciplina de la Distracción son tres formas de juego con el lenguaje; Operaciones plásticas con palabras, escritura de poemas y una instalación sonora.

El contenido tiene que ver con  esferas semánticas que recorren las posibilidades del texto escrito como imagen y experiencia estética.

PRÓLOGO

Por: Samuel Baena Carrillo

Los poemas de Catalina Gómez Rueda no proponen, imponen una disciplina al lector. No se trata de una disciplina como la que rige en cárceles, conventos, colegios o cuarteles, sino precisamente de un método que busca y logra hacer contrapeso a tales regímenes. Como el reo, la monja, el niño o el soldado, el lector debe suscribir a un sistema de reglas simbólicas y a una gramática que las combina, a un régimen que lo concentra en una actividad determinada. Sin embargo, en este caso el fin no es la resocialización, la fe, la educación o el orden castrense, sino la distracción.


Los poemas de Catalina Gómez no proponen, imponen la pérdida de atención por parte del lector. Nos distraemos cuando irrumpe en nuestra percepción un estímulo distinto a aquel en el que estamos concentrados. Estos poemas quieren que quien los lee salte a otras ideas, distintas a las que están ahí, fijadas sobre el papel. Cada poema sugestiona al lector, lo invita a una reflexión sobre la semántica o la plasticidad del lenguaje escrito, del texto.


Los poemas de Catalina no proponen, imponen un diálogo y se rehúsan a ser concebidos como letra muerta, escritos de manera definitiva e indeleble sin ninguna participación posible por parte del lector. No son poemas que se leen de principio a fin y basta, pues cada uno es un cosmos propio, casi una puesta en escena, un escenario al que la poeta invita a su lector para hablar de manera inusual y promulgar juntos las leyes que los gobiernan.


Los poemas no proponen, imponen un juego, que por serlo no deja de ser extremadamente serio, en el que se ensamblan bloques semánticos y plásticos. Gómez deroga las leyes del tiempo poético: el proceso en que el poeta escribe para luego ser leído por un lector es sustituido por otro proceso, en que el poeta sugiere unos márgenes, casi un manual de instrucciones de cuyo seguimiento podrá llegarse, eventual y conjuntamente, al poema verdadero. En otras palabras, los poemas de Catalina Gómez Rueda existen solo en el mundo de las formas ideales y los papeles impresos que el lector sostiene en sus manos son el manual para que, juntos, los
escriban.